7 de julio de 2009

Rusia y China presionarán por moneda global en cumbre de G8

Por Stephen Brown

ROMA (Reuters/EP) - China, Rusia y Brasil usarán la cumbre que sostiene el G-8 esta semana en Italia para impulsar su visión de que el mundo tiene que empezar a buscar una nueva moneda de reserva global como alternativa al dólar, dijeron el martes funcionarios.

Mientras los líderes del Grupo de los Ocho países más industrializados y de las principales potencias en desarrollo viajaban a Italia para una cumbre de tres días que comienza el miércoles, parecía poco probable que el debate cambiario reciba alguna mención específica en los documentos de la reunión.

Tanto Rusia, miembro del G-8, como Brasil, una potencia emergente, se hicieron eco de los pedidos de China para que los líderes mundiales asuman el debate sobre las monedas. Rusia, Brasil, China, India y Sudáfrica conforman el denominado G-5, que se incorpora a la cumbre el jueves.

Un importante asesor económico del Kremlin, Arkady Dvorkovich, dijo que el debate sobre las monedas de reserva "no se abordará durante el G-8".

"Pero China y Rusia plantearán su postura de que el sistema cambiario global necesita un desarrollo evolutivo aceitado y esto se relaciona con la creación de varias monedas de reserva regionales, que luego podrían convertirse en internacionales", dijo.

El presidente brasileño Luiz Inacio "Lula" da Silva dijo que él quería explorar "la posibilidad de nuevas relaciones comerciales que no dependan del dólar".

Pero Alemania, Francia y Canadá, todos miembros del G-8, minimizaron las versiones de que la cumbre incluiría una discusión cambiaria detallada.

Una fuente de la oficina del presidente francés Nicolas Sarkozy dijo que el G-8 "no es, en general, el foro (...) para discutir los tipos de cambio".

El lunes, el ministro de Finanzas de Alemania Peer Steinbrueck dijo que el dólar probablemente siga siendo la moneda de reserva global, pero que el yuan chino y el euro cobrarían más importancia de a poco.

"No es probable que el dólar pierda su papel principal como moneda mundial", dijo Steinbrueck.

El debate es altamente sensible en los mercados financieros, que están cautos ante los riesgos que enfrentan los activos valorados en dólares.

China y otras naciones que promueven el debate se preocupan por no socavar al dólar. Lula dijo que la discusión sería vital "por décadas".