2 de agosto de 2006

El Salvador.- Intervida pone en marcha unas jornadas de prevención y de fumigación ante la alerta amarilla por dengue

El número de afectados por dengue clásico es un 11% más que los registrados en las mismas fechas el año pasado.

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Salvador lleva desde el pasado 12 de julio en alerta amarilla por dengue en los departamentos de San Salvador, La Libertad y Sonsonante, ante el aumento de casos registrados, pasando de una media de 60 ingresos semanales en junio a 111 en julio. El número de afectados, para todos los tipos de dengue, en los primeros seis meses del año asciende ya a 2.511 personas, según estadísticas del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

Ante esta situación, los equipos de Intervida en El Salvador han puesto en marcha numerosas acciones de prevención y eliminación del insecto transmisor de esta enfermedad. Por un lado, en coordinación con las autoridades municipales y el Ministerio de Salud y Asistencia Social, se están llevando a cabo campañas de fumigación para destruir los criaderos de mosquitos.

Asimismo, se están impartiendo charlas y folletos informativos entre los habitantes de las comunidades sobre cómo prevenir la proliferación del mosquito transmisor, conocido popularmente como 'zancudo'.

Otro de los objetivos de estas actuaciones es obtener información de los índices larvarios en las comunidades y orientar así las acciones necesarias para reducir el número de casos. El índice larvario del mosquito causante del dengue que se considera óptimo es del 4% y actualmente se encuentra en el 8,4% a escala nacional.

Existen dos tipos de dengue, el clásico, que es de tipo gripal, y el hemorrágico, más grave, en el que aparecen hemorragias y a veces estados de shock que pueden causar la muerte. Hasta este momento, hay 2.435 casos confirmados de dengue clásico, lo que supone un 11% más que en las mismas fechas del año pasado. La población más perjudicada por estas infecciones son los niños y niñas menores de 10 años.

El aumento del número de casos de dengue suele coincidir con la época de lluvias, que comienza en junio y finaliza aproximadamente en octubre. Durante estos meses, las precipitaciones dejan un gran volumen de litros de agua por metro cuadrado que suele permanecer estancada los días que no llueve.

La enfermedad se transmite cuando el mosquito transmisor pone los huevos en aguas claras o depósitos de agua que están al descubierto. Pasados tres días, nacen las larvas de las que nacerán los mosquitos zancudos que, con su picadura, provocan la enfermedad.