13 de marzo de 2016

Secuestran en Colombia a uno de los denunciantes de la 'Comunidad del Anillo'

Secuestran en Colombia a uno de los denunciantes de la 'Comunidad del Anillo'
COLPRENSA

BOGOTÁ, 13 Mar. (Notimérica) -

La Policía Nacional de Colombia ha confirmado el secuestro del capitán Ányelo Palacios Montero en el Norte de Santander. Palacios fue el encargado de denunciar la existencia de una presunta red de prostitución en la policía de Colombia, lo que generó la renuncia en febrero del director general Rodolfo Palomino.

El subdirector de la Institución, mayor general Ricardo Alberto Restrepo, se ha desplazado hasta el departamento para verificar la situación con las autoridades locales.

El director Nacional de la Policía, general Jorge Hernando Nieto tiene pleno conocimiento del secuestro de Palacios, algo que ha condenado inmediátamente. Además solicitó a los captores liberar inmediatamente al oficial, según señala 'Colprensa'.

Ányelo Palacios se declaró como víctima de la supuesta red de prostitución en la Policía, conocida como la 'Comunidad del Anillo'. Además apareció en un vídeo con el excongresista y exviceministro del Interior Carlos Ferro sosteniendo una conversación sobre temáticas sexuales.

Según el primer reporte de la Policía, el secuestro ocurrió entre las 21.30 y 22.00 (hora local) de la noche del sábado, cuando el capitán Ányelo Palacios Montero se desplazaba en un vehículo particular por la vía que de Cúcuta conduce a Pamplona, en Norte de Santander. El oficial estaba en compañía de su padrastro, Arcilio Ortiz Valero, de 76 años.

La Policía ha establecido que Palacios fue raptado por cuatro hombres que se movilizaban en dos motocicletas, cuando el agente transitaba en un sector conocido como La Miguelera. Al momento del secuestro, los hombres le manifestaron a su padrastro que en una hora el capitán estaría de regreso, hecho que no ocurrió.

Junto al subdirector de la Policía, también se desplazó el director de Antisecuestro y Antiextorsión, brigadier general Fabio Hernán López Cruz, acompañado de un equipo interdisciplinario de investigación.

LA 'COMUNIDAD DEL ANILLO'

La prensa colombiana se hizo eco hace algunos meses de la supuesta existencia de una red de prostitución homosexual de policías, que funcionaría desde 2006 en la Escuela General de Santander, en Bogotá, con el coronel Jerson Jair Castellanos como máximo proxeneta, de acuerdo con 'El Espectador'.

Según testimonios de al menos diez oficiales que fueron analizados por la Fiscalía, altos cargos pedían a cadetes y alféreces que tuvieran relaciones íntimas a cambio de favores, regalos, ascensos o directamente de sumas de dinero de podían alcanzar millones de pesos.

"Me decía que le ayudara con otros compañeros míos como Cifuentes Lozano John, por el que ofreció cuatro millones de pesos para que tuviera relaciones sexuales", declaró uno de los testigos, según Noticias Uno.

Sin embargo, la trama se complicó a raíz de la muerte en extrañas circunstancias de la cadete Lina Maritza Zapata, cuyo cuerpo fue encontrado el 25 de enero de 2008. La madre de la oficial decía no haber obtenido una respuesta convincente por parte de los mandos de la Escuela, que aseguraban que su hija se había suicidado con su arma de dotación, por lo que se decidió a hablar con los compañeros de su hija.

Fue en medio de esas conversaciones cuando se percató de la existencia de la 'Comunidad del Anillo'. Según la madre de la cadete, Adiela Gómez, su hija perdió la vida después de descubrir la forma en la que operaba esta red.

La joven cadete se habría enterado de la 'Comunidad del Anillo' por un compañero cercano al que le ofrecieron dinero por tener relaciones sexuales con el coronel Jerson Jair Castellanos.

La Fiscalía General de la Nación cerró la investigación en marzo de 2011, no obstante los mismos investigadores de su muerte certificaron que hubo alteración de la escena del crimen.

Este proceso se reabrió en 2014 a causa de una declaración grabada del capitán Edwin Orjuela, en la que este aseguró que vio a un coronel prendiéndole fuego al uniforme y a las prendas íntimas de la cadete después de que fuera encontrado su cuerpo sin vida.