27 de abril de 2015

Los secuestros de extranjeros se disparan en México

Los secuestros de extranjeros se disparan en México
REUTERS

MÉXICO DF, 27 Abr. (Notimérica) -

   La privación de la libertad de extranjeros, indocumentados o no, es un fenómeno creciente que se ha disparado en México. Sólo en el período entre 2012 y 2014, 844 personas de nueve nacionalidades distintas denunciaron haber sido víctimas de secuestro en territorio nacional.

   Según registros del Instituto Nacional de Migración (INM), a los que ha tenido acceso el diario mexicano 'El Universal', en 2012 se registraron 72 privaciones de libertad, que aumentaron a 75 en 2013, llegando a los 697 casos de "extranjeros asistidos víctimas del delito de secuestro".

   Los datos del INM indican que en el estado fronterizo de Tamaulipas se han cometido el 86 por ciento de los secuestros durante el periodo referido, al llegar hasta 721 apoyos a extranjeros después de ser víctimas de este delito.

   El Gobierno de Estados Unidos, en la última alerta de seguridad que emitió en abril pasado para recomendar no viajar a ciertas zonas del país, ha denunciado que los secuestros afectan a sus ciudadanos. Más de 130 secuestros de estadounidenses se comunicaron a la embajada y consulados de Estados Unidos en México entre enero y noviembre de 2014.

   Aunque estos casos deben contabilizarse como actos de privación de la libertad con fines de extorsión y no como secuestros.

SECUESTROS A INDOCUMENTADOS

   No existe una cifra exacta de migrantes sin papeles en México, pero en 2013, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), informó que sólo en un año secuestraron a 11.000 indocumentados en México.

   El 'Cuaderno sobre secuestro de migrantes. Dimensión, contexto y testimonios de la experiencia de la migración en tránsito por México', elaborado por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y la Casa del Migrante de Saltillo, presenta los testimonios de migrantes secuestrados en el país.

   Uno de estos muchos ejemplos es el Eduardo, que tras 15 días viajando en el tren conocido como 'La Bestia', decidió pasar la noche en la comunidad de Medias Aguas, en el estado de Veracruz.

   En este poblado se han denunciado asaltos, secuestros, violaciones e incluso homicidios en contra de migrantes en los últimos años.

   Cuando llegó la oscuridad, el grupo con el que Eduardo viajaba decidió encender una hoguera. Entonces, comenzaron a acercarse personas que portaban cuatro armas pequeñas y seis machetes.

   Comenzó una pelea entre ambos grupos, pero los asaltantes lograron someter a los que se quedaron. A uno de los compañeros de Eduardo, según recuerda, "lo mataron delante de nosotros. Le dispararon, después lo descuartizaron, con el machete lo empezaron a rebanar, le hundían el machete en el estómago, lo golpeaban, lo estaban mutilando delante de nosotros".

   El relato de Eduardo no está aislado, sino que es uno de muchos. Cuando se trata de casos de migrantes indocumentados es todavía más difícil de medir y evaluar esta realidad.