12 de junio de 2007

Trabajo Infantil.- La OIT espera que se puedan eliminar las peores formas de trabajo infantil en un plazo de diez años

La organización considera la cooperación española un ejemplo de los esfuerzos internacionales para erradicra el problema

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) aseguró hoy que, de continuar "los esfuerzos actuales" de organismos internacionales, gobiernos, empresarios, trabajadores y donantes se podría eliminar el trabajo infantil, "en sus peores formas", en un plazo de 10 años, y "en su totalidad", en tres décadas. Al respecto, puso como ejemplo la cooperación española, que ha contribuido, aseguró, a rebajar el porcentaje de niños trabajadores en América Latina del 16 por ciento en 2000 al 5 por ciento en 2004.

La OIT "no se opone a todo el trabajo infantil, se opone a que los niños sean explotados, a que no desarrollen las actividades que les permiten realizarse como personas", pero "el trabajo en familia, liviano, que les permita educarse y que les convierta en ciudadanos útiles es razonable", declaró el director general de la oficina de la Organización en España, Juan Hunt, en la sede de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se celebra hoy.

En el contexto de los Convenios de la OIT, el trabajo infantil se define como aquel que daña el bienestar de los niños y menoscaba su educación, desarrollo y calidad de vida futura. Según la Organización, el trabajo infantil afecta en la actualidad a 218 millones de niños en todo el mundo, de forma muy especial en la agricultura, que registra el 70 por ciento de los niños trabajadores --132 millones de entre cinco y 14 años de edad--.

"De continuar el movimiento mundial que se ha generado, y que comprende los esfuerzos actuales de organismos internacionales, Gobiernos, organizaciones de empresarios y de trabajadores y donantes públicos y privados, se podría eliminar en sus peores formas en el plazo de diez años y en su totalidad en tres décadas", señalan los informes de la OIT.

LA COOPERACIÓN ESPAÑOLA

Ejemplo de estos esfuerzos a que se refiere la OIT, según Juan Hunt, es la cooperación española. La reducción del trabajo en América Latina, que ha pasado del 16,1 por ciento en 2000 al 5,1 por ciento en 2004 --de 17 millones a seis millones-- "ha sido un auténtico milagro" que, aunque impulsado por Brasil y México --entre ambos registraron el 60 por ciento de ese descenso--, debe mucho a la cooperación española, en particular a su Programa de lucha contra el trabajo infantil en América Latina (el llamado Programa IPEC, creado en 1995), afirmó Hunt.

En el mismo acto, la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, declaró que la cifra de 218 millones de niños trabajadores en el mundo es "absolutamente insoportable" y refleja "la explotación más indigna que puede existir". Por ello, alabó los esfuerzos desarrollados por la cooperación española en este sentido, que demuestran, añadió, que "la abolición del trabajo infantil es posible si hay voluntad política y recursos para conseguirlo"

El 22 de mayo de 1995, España y la OIT firmaron un Memorando de Entendimiento para la Puesta en Marcha del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (Programa IPEC) en América Latina.

Desde entonces, España ha invertido, entre 1995 y 2005, más de 23 millones de dólares (17,5 millones de euros) y ha comprometido casi ocho millones de dólares (5,9 millones de euros) para el periodo 2006-2009. Entre 1995 y 2005, según la AECI, el Programa ha beneficiado directamente a 100.000 niños y adolescentes y a 35.000 familias.

CARLINHOS BROWN

Entre los asistentes al acto estuvo el artista brasileño Carlinhos Brown, quien desde su organización no gubernamental Pracatum está desarrollando proyectos de ayuda en el barrio de Candeal de Salvador de Bahía.

"Yo viví esa fase dura, necesité trabajar para ayudar a mis padres y ahora puedo decir que mi hija ya no deberá trabajar", afirmó. Por ello, pidió a los países europeos que, "aunque tengan una economía buena, tengan Internet, buena gestión y automóviles, no olviden que hay familias que no lo tienen".

El acto fue precedido por la presentación de los resultados del Programa SCREAM --siglas en inglés de Defensa de los Derechos del Niño a través de la Educación, las Artes y los Medios de Comunicación--, cuya finalidad es ayudar a docentes y conciencias a los jóvenes mediante métodos pedagógicos creativos e innovadores sobre el problema del trabajo infantil.

En el curso escolar 2006-2007, los diferentes módulos de SCREAM se han desarrollado en más de 400 centros escolares españoles. Se estima que más de 96.000 adolescentes de nuestro país han recibido formación y sensibilización a través de SCREAM en el presente curso escolar.