23 de octubre de 2006

UE/Argentina.- IU denuncia ante la Eurocámara la desaparición en Argentina de un testigo clave contra la dictadura

ESTRASBURGO, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El eurodiputado de Izquierda Unida (IU) Willy Meyer intervino hoy en el pleno de Estrasburgo para alertar a la Comisión y al Consejo sobre la desaparición el pasado 18 de septiembre de Julio López, argentino retirado y ex prisionero de la dictadura argentina. López fue un testigo clave en el juicio contra un ex represor de la dictadura Miguel Etchecolatz, que fue condenado a cadena perpetua.

"Quiero interesar a la UE para que nos preocupemos ante las autoridades argentinas por la suerte que están teniendo testigos fundamentales en los procesos abiertos en contra de la impunidad para depurar todas las responsabilidades durante el tiempo de la dictadura", resaltó Meyer.

La desaparición de Julio López esta creando, según el eurodiputado, una situación de "alarma" entre los testigos necesarios para "esclarecer la verdad y que no quede ningún crimen sin castigo".

IU señaló que diversas organizaciones de Derechos Humanos han denunciado que quienes secuestraron a López son parte del aparato represivo que operó en la última dictadura, que "aún sigue impune e intacto" y que dejó "un terrible saldo de 30.000 personas desaparecidas".

En los últimos meses, denunció IU, se han sucedido amenazas y ataques contra testigos, abogados, jueces y fiscales de los juicios que han comenzado a celebrarse en Argentina, con lentitud y escasos medios, una vez derogadas las leyes de amnistía que mantuvieron en la impunidad los crímenes de la dictadura militar durante treinta años.

Recordó además que, en Argentina, diversas organizaciones de derechos humanos han denunciado la situación precaria de las víctimas, de los testigos y de los representantes de la justicia implicados en los juicios.

Ello ha sido corroborado, según IU, por las declaraciones del ex presidente Reinaldo Bignone pidiendo amnistía a los autores del terrorismo de Estado en Argentina, y por las declaraciones del propio ministro de Justicia, Alberto Iribarne, dejando constancia de las amenazas existentes.