UNICEF: 80 adolescentes morirán por sida cada día hasta 2030

UNICEF: 80 adolescentes morirán por sida cada día hasta 2030
29 de noviembre de 2018 UNICEF/UN061633/DEJONGH / UNICEF/FRANK DEJONGH

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

Unos 360.000 adolescentes podrían morir debido a enfermedades relacionadas con el VIH/sida entre 2018 y 2030, lo que supone 76 muertes al día hasta esa fecha si no se aumentan las inversiones en programas de prevención, detección y tratamiento del VIH, según ha advertido UNICEF a través de su informe 'Niños, VIH y sida: el mundo en 2030'.

En su documento, publicado en el marco del Día Mundial de la Lucha Contra el Sida, que se celebra este sábado, la ONG estima que en 2030 habrá 270.000 nuevos niños de entre 0 y 19 años infectados por VIH. Esta cifra se basa en las proyecciones demográficas y en las tendencias actuales, y supone una reducción en más de un tercio de las estimaciones actuales. Asimismo, el informe muestra que el número de niños y adolescentes que morirán debido a causas relacionadas con el VIH/sida descenderá de los 119.000 que mueren en la actualidad, a 56.000 en 2030.

Sin embargo, UNICEF advierte de que esta trayectoria descendente "va demasiado despacio, especialmente entre los adolescentes". De acuerdo con sus estimaciones, en 2030 el número de nuevas infecciones de VIH entre niños de hasta 10 años descenderá a la mitad, mientras que las nuevas infecciones de adolescentes entre 10 y 19 años solo se reducirán en un 29 por ciento.

A día de hoy, cerca de 700 adolescentes de 10 a 19 años resultan infectados de VIH/sida cada día, o lo que es lo mismo, uno cada dos minutos, según datos de la entidad sin ánimo de lucro. En cuanto las muertes relacionadas con el VIH/sida en menores de 14 años, esperan que desciendan un 57 por ciento, frente a una reducción en un 35 por ciento de las de adolescentes de 15 a 19 años.

"El informe deja claro, sin ninguna duda, que el mundo no va por el buen camino para terminar con las muertes de niños y adolescentes debido al VIH/sida en 2030. Los programas para prevenir la transmisión del virus de madres a bebés están dando resultados, aunque no los esperados. Pero los programas para tratar el virus y prevenir la propagación entre otros niños están muy lejos de los objetivos marcados", lamenta la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

En total, se estima que 1,9 millones de niños y adolescentes seguirán teniendo VIH en 2030, la mayoría en África del Oriental y Meridional (1,1 millones), África Occidental y Central (571.000) y América Latina y el Caribe (84.000). Así, la reducción del número de niños de 0 a 19 años con VIH/sida entre 2018 y 2030 variará por zonas. El mayor descenso se producirá en Asia Meridional (cerca del 50%) y África Oriental y Meridional (40%). Por el contrario, la cifra solo se reducirá un 24 por ciento en África Occidental y Central, la segunda región en número de afectados.

CARENCIAS Y PROPUESTAS

El informe apunta dos carencias en la respuesta sobre contra el VIH/sida en niños y adolescentes. Por un lado, el "lento progreso en la prevención del virus entre los niños pequeños" y, por otro, "el fracaso a la hora de abordar los factores clave estructurales y de comportamiento causantes de la epidemia". "Muchos niños y adolescentes no saben si tienen VIH/sida o no, y de los que han sido diagnosticados y están en tratamiento, muy pocos lo siguen", critica UNICEF.

Para abordar estas lagunas, el informe recomienda una serie de medidas, apoyadas por UNICEF, como implementar pruebas a las familias para contribuir a identificar y tratar a los niños con VIH sin diagnosticar, más tecnologías para mejorar el diagnóstico temprano en niños, un mayor uso de las plataformas digitales para mejorar el conocimiento del VIH/sida entre adolescentes, servicios adaptados a estos y programas de divulgación dirigidos a ellos.

"No podemos ganar la batalla al sida si no aceleramos los avances para prevenir transmisión a la siguiente generación. Debemos mantener la sensación de urgencia para mantener los logros de la última década, tanto para niños como para niñas. Y para ello debemos buscar maneras innovadoras y preventivas de llegar a los jóvenes más vulnerables y en mayor riesgo", concluye Fore.

Contador