12 de mayo de 2006

Uruguay.-El Gobierno creará un cuerpo de investigación dentro de la policía tras la participación de agentes en crímenes

MONTEVIDEO, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Tras el esclarecimiento de dos homicidios en los que hubo policías involucrados, el ministro uruguayo del Interior, José Díaz, adelantó hoy que en los próximos días se designará al nuevo fiscal de la Policía y anunció la creación de un cuerpo especial de investigadores internos que ayudará a esta Fiscalía, creada en 1990 para las indagatorias internas del instituto policial.

Uno de los casos es el de los asesinatos de Edward Cal, que trabajaba como chófer en la empresa Raincoop, y del taxista Gerardo Rizzolo. El segundo es el secuestro y asesinato del empresario inmobiliario Hugo Charamello, en Maldonado.

Respecto a estos casos que involucran a policías, el ministro señaló que puede haber dos lecturas: por un lado, que hay funcionarios que no cumplen con su función y "manchan" a la institución, y, por otro, la profesionalidad de la Policía para descubrir estos hechos.

"La situación de que los sueldos todavía no sean lo dignos que deben ser ni explica ni justifica para nada estas actuaciones. Habría que hacer una mirada desde el punto de vista psicológico o psiquiátrico, sin perjuicio de que el crimen organizado tiene un poder corruptor muy fuerte... No solamente en esas esferas de nuestra Policía, sino también en las alturas. Así que el combate contra el crimen organizado va fortalecer también nuestro éxito hacia tener una Policía y un Estado menos vulnerable a las tentaciones de la corrupción", comentó.

MANUAL DE PROCEDIMIENTO POLICIAL

Además, informó que se está estudiando realizar cambios en las jefaturas del interior del país con el objetivo de mejorar los servicios, e indicó que otro asunto pendiente es el Manual de Procedimiento Policial, que se implementará en los próximos días.

En el caso de Charamello, la Justicia de Maldonado procesó con penas de prisión a cinco personas. La jefa de Policía de Maldonado, Graciela López, informó que el policía implicado en el delito finalmente colaboró e identificó el lugar donde estaba enterrado el empresario porque fue él quien lo transportó hasta allí en la valija de un auto de alquiler.

El otro caso es el asesinato de los transportistas Edward Cal y Gerardo Rizzolo. El juez de Ciudad de la Costa procesó al policía, de 43 años y quien había participado previamente en la investigación del crimen. El agente confesó ser el autor de los hechos y haber actuado por encargo. Agregó que había sido amenazado de que su familia moriría si no cumplía lo ordenado.