21 de septiembre de 2007

Uruguay.- El Gobierno decreta la "esencialidad" de los servicios de salud para evitar más renuncias de anestesistas

MONTEVIDEO, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Salud Pública uruguayo decretó, en respuesta a la renuncia masiva de anestesistas en el hospital Pereira Rosell, que los servicios de anestesia en Montevideo son esenciales y que los profesionales no pueden abandonar sus puestos.

Los anestesistas reclaman mejoras salariales, pero no llegaron a ningún acuerdo en las negociaciones y hasta el viernes se recibieron 59 renuncias de especialistas del hospital y ahora a penas quedan 14 anestesistas en funciones.

Con la declaración de esencialidad, mecanismo muy atacado por la izquierda por considerar que viola el derecho sindical, se espera contener las renuncias de casi un centenar de anestesistas de otros hospitales. A pesar de ello se espera hoy que especialistas de los hospitales Maciel, Pasteur e Instituto de Traumatología presenten sus dimisiones.

La decisión del Ministerio, adoptada en una reunión de urgencia del Consejo Consultivo de Salud, integrado por el Gobierno, sindicatos, usuarios y la Universidad de la República, fue recibida con oídos sordos por los integrantes de la Sociedad de Anestesistas de Uruguay (SAU). Los anestesistas entienden que el decreto de esencialidad no es válido porque no puede obligarse a un funcionario a cumplir tareas cuando ya decidió abandonar su puesto de trabajo, según informa el diario 'El Observador'.

La esencialidad impide el abandono de puestos de trabajo y si lo hacen pueden ser acusados ante la justicia de omisión de asistencia. 4.000 médicos estatales y 16.000 funcionarios no médicos no trabajaron en 48 horas y amenazan con tres días de huelga a partir del martes.

"Una son las medidas gremiales en las que reivindican situaciones laborales y otra cosa es que se trate de una medida extorsiva" declaró Muñoz. Sostuvo que la medida de los anestesistas "ha creado alarma pública". Además ha asegurado que ya está dispuesto un plan de contingencia para trasladar a centros privados de salud a pacientes que lo necesiten.

El presidente de la Sociedad de Anestesiología de Uruguay (SAU), José Vera, acusó a la ministra "de intransigencia" y de no reunirse con ellos para discutir alguna salida y aseguró que colegas de otros hospitales ya enviaron sus renuncias. Vera sostuvo que 41 de los 45 anestesistas del hospital Maciel renunciarán, así como 32 del hospital Pasteur y 24 de los 26 de Traumatología.