16 de febrero de 2011

Uruguay.- Mujica ordena traspasar mil militares a la Policía para reforzar la seguridad

MONTEVIDEO, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Uruguay, José Mujica, ha ordenado el traspaso de mil efectivos de las Fuerzas Armadas a la Policía para reforzar la seguridad en las calles del país, según ha informado el ministro de Interior de Uruguay, Eduardo Bonomi.

Bonomi ha explicado que el traspaso de los efectivos del Ministerio de Defensa al Ministerio de Interior se hará en los próximos meses para llevar a cabo tareas se seguridad, después de que se hayan hecho peticiones en ese sentido por la inseguridad que azota algunos barrios de Montevideo.

En declaraciones al diario local 'El Observador', Bonomi ha admitido que existen carencias de personal policial y ha asegurado que la presencia de estos mil soldados --que se trasladarán hasta la Policía-- será fundamental.

Los sueldos de los efectivos el Ejército con respecto a los de la Policía son más altos, por lo que muchos militares han mostrado su interés por cambiar de ministerio.

Por último, Bonomi anunció la creación de la Guardia Republicana Nacional, dependiente del Ministerio del Interior, en la que los efectivos estarán destinados a atender situaciones límites como conflictos en las cárceles o desórdenes en las calles.

La medida ha generado controversia en el Congreso. El senador del Partido de Colorado Tabaré Viera ha dicho a 'El Observador' que "los soldados no están preparados para hacer tareas de la Policía porque ese no es su lugar", a pesar de que los militares recibirán instrucción especializada en la escuela policial. "Esta no es la mejor salida, lo que necesitamos son mejores policías y más preparados", ha insistido.

Por su parte, el senador del gobernante partido Frente Amplio Jorge Saravia se ha mostrado de acuerdo con esta decisión de Mujica, pues considera que estos militares "están más que capacitados" para llevar a cabo las tareas policiales.

"Hay que actuar ahora en barrios complicados como el Marconi, el Borro o el 40 semanas antes de que ocurra lo mismo que en Brasil con las favelas, donde los militares tuvieron que invadir y ocuparlas para parar la delincuencia", ha manifestado Saravia.