19 de octubre de 2007

Uruguay.-Sanguinetti invita a los ciudadanos a no resignarse a la mediocridad y a luchar por la libertad donde sea

VALLADOLID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El uruguayo Julio María Sanguinetti, periodista y ex presidente de la República de Uruguay, invitó hoy a todos los ciudadanos del mundo a no resignarse a la mediocridad y a seguir luchando por la libertad donde sea. Este fue el principal mensaje que lanzó Sanguinetti tras recibir hoy el Premio Internacional 'A una trayectoria humana' concedido por la Fundación Cristóbal Gabarrón (FCG) en un acto celebrado en el Teatro Calderón de Valladolid, escenario de la gala de entrega de la VI edición de los premios internacionales que otorga esta Fundación.

En un breve discurso, Sanguinetti se definió como un luchador de la Democracia y como un periodista de toda la vida y, tras apostar decididamente por la lucha por la libertad, consideró conveniente alejarse de los que en nombre de la violencia ofrecen paraísos que en realidad no lo son.

"No podemos resignarnos a que la noticia se trate como una mercancía y no como una noticia o a que la opinión pública sea un monstruo irracional y no una orientación", manifestó Julio María Sanguinetti, que, tras mostrarse orgulloso de hablar español, alabó la unión entre los dos continentes iberoamericanos a través del océano Atlántico. Sanguinetti se refirió a Valladolid, donde recogió este premio, como "ciudad de la cultura", "corona de reyes" y "madre de tantos creadores", entre los que destacó al literato Miguel Delibes.

Julio María Sanguinetti fue uno de los nueve galardonados hoy por la Fundación Cristóbal Gabarrón en unos premios que pretenden distinguir la trayectoria ejemplar tanto de personalidades como de instituciones comprometidas con los valores universales de la cultura.

El primero en recoger el galardón fue el artista Marcus Lüpertz, Premio FCG de Artes Plásticas, que, tras mostrar su alegría por esta distinción, reconoció el "peligro" de recibir este tipo de reconocimientos. "A veces no se sabe si es un reconocimiento a lo que se ha hecho o si es una marca del final de todo lo que ha hecho", comentó Lüpertz, que bromeó al asegurar que dejará la estatuilla recibida hoy en su casa para continuar con un proyecto nuevo.

La segunda en subir al escenario del Teatro Calderón de Valladolid fue la actriz griega Irene Papas, Premio FCG de Artes Escénicas, que, tras reconocer que siente miedo cada vez que sube a un escenario, no dudó en mostrar su alegría por una distinción que, según comentó, procede de un artista que "hace las mejores escenografías del mundo".

Por su parte, el científico Francisco José Ayala recibió el Premio FCG de Ciencia e Investigación y bromeó al destacar el "buen gusto" del jurado de esta categoría al seleccionarle para recibir este galardón. Ayala, que es científico e investigador en la Universidad de California, reconoció la "oportunidad" de este premio para regresar a España y poder "ver la patria, a la familia y a los amigos".

La anécdota de la jornada la puso la tenista Arantxa Sánchez Vicario, Premio FCG del Deporte, que, visiblemente nerviosa y emocionada, dudó al agradecer el premio, al que confundió con el que la concedió la Fundación Príncipe de Asturias 1998 para luego denominar a la Fundación Cristóbal Gabarrón, con "Cristóbal Gallardón".

"Si no me aplaudieran tanto no me confundiría", manifestó la tenista española, que, más tranquila, aseguró que el Premio FCG del Deporte 2007 destacará en su palmarés junto a alguno de los más preciados, entre los que mencionó precisamente el Premio Príncipe de Asturias.

El quinto en subir al escenario del Teatro Calderón fue el catedrático de Economía Internacional de la Universidad de Oxford, Edmund Valpy Knox Fitzgerald, que recibió el Premio FCG de Economía 2007, un galardón con un "valor doble" ya que le permite compartir la categoría con Enrique Fuentes Quintana y Luis Ángel Rojo, premiados en las dos ediciones anteriores.

"Yo nunca esperaba ser laureado", reconoció Edmund Valpy Knox Fitzgerald, que recordó que es marido de una cordobesa y "colega" de muchos economistas españoles por lo que mostró su alegría por recibir un premio en su "segunda patria". Dicho esto, alabó el esfuerzo de los economistas españoles y pidió un reconocimiento para esta ciencia.

Por su parte, el escritor israelí David Grossman, que recibió el Premio FCG de las Letras 2007, recitó unas líneas de una poesía en hebreo escrita por un rabino que vivió en España hace unos mil años en la que anhela Sino y el Estado de Israel. Grossman se sintió afortunado por vivir en un estado independiente si bien reconoció que todavía anhela que Israel se convierta, "debe, puede y merece ser", apuntó, "un Estado en paz y armonía con sus vecinos y una tierra de esperanza".

El séptimo galardón, el Premio FCG de Pensamiento y Humanidades, fue para el sociólogo, filósofo, psicoanalista y filólogo esloveno Slavoj Zizek, que ironizó al preguntarse el motivo por el que se ha entregado un premio a una persona que no trae soluciones sino que "sólo complica los problemas".

Slavoj Zizek explicó que la filosofía no aporta respuestas a los problemas sino que enseña que la manera de ver esos problemas puede ser parte del problema. "No sólo existen respuestas incorrectas, también las preguntas pueden ser incorrectas", advirtió Zizek.

Finalmente, Matías Díaz Padrón recibió el Premio FCG de Restauración, que aprovechó su alocución para reivindicar y defender la labor de los restauradores.

Por su parte, el presidente de la Fundación Cristóbal Gabarrón, Cris Gabarrón, reconoció el "tesón y el trabajo incansable" de los nueve galardonados con estos premios a los que se refirió como "un ejemplo a seguir en la labor diaria en pro de una sociedad mejor".

Los encargados de cerrar el acto fueron los alcaldes de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, y de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, que recordaron que el mundo no puede perder el norte de los valores "al albur de la trivialidad de la vida diaria".

Momentos antes de recibir los premios, los nueve galardonados acudieron al Teatro Calderón para la tradicional firma de las nueve sillas --una por cada disciplina premiada-- en las que permanecieron en el escenario durante la gala --la artista griega Irene Papas se ausentó durante unos minutos-- y que mantienen las rúbricas de los anteriores premiados en cada una de las categorías.

Los nueve galardonados recibieron una escultura original de oro de 18 kilates obras del escultor y artista Cristóbal Gabarrón que pretende simbolizar los valores que se les reconocen a cada uno de los premiados en sus respectivas categorías, así como una medalla y un diploma.

Asimismo, el escenario del Teatro contó, como es tradición, con una escenografía diseñada por Cristóbal Gabarrón que, coincidiendo con el XV aniversario de su creación, busca alcanzar un mayor compromiso social y cultural por lo que la gala se desarrollará en un escenario-denuncia sobre la situación social actual.

LA MUSICA DE 'AL NATURAL'.

Durante la gala, que fue presentada por los periodistas de TVE Ana Pastor García y David Cantero y retransmitida en director por La 2, se presentó el espectáculo 'Al Natural', constituido por "muchas historias" que se entrelazan y suceden en las "recoletas calles y plazuelas del barrio sevillano de Santa Cruz, cuna del flamenco, por medio de solos, dúos y tríos".

Los premios Fundación Cristóbal Gabarrón se crearon en 2002 con motivo del X aniversario de la constitución de la entidad y buscan reconocer la labor de los premiados y distinguir la trayectoria ejemplar tanto de particulares como de instituciones comprometidas con la defensa de los valores rectores de la Fundación.