18 de abril de 2006

Uruguay.- La Sociedad Uruguaya de Oftalmología denuncia el envío de pacientes a Cuba para ser operados gratis

MONTEVIDEO, 18 Abr. (EP/AP) -

La Sociedad Uruguaya de Oftalmología (SUO) denunciará el incumplimiento de un convenio que firmó con los Ministerios de Desarrollo Social y Salud Pública, ya que el Gobierno sigue enviando pacientes a Cuba para ser intervenidos gratis en este país.

La ministra uruguaya de Desarrollo Social, Marina Arismendi, respondió que los médicos cubanos operan gratis porque entienden que "la salud es un derecho y no una mercancía".

El presidente de la SUO, Miguel Zylberglajt, dijo que después de cuatro meses de haberse firmado este convenio para atender a personas del Plan de Emergencia (Panes), un programa del gobierno para atender a la población de bajos recursos, no se recibieron las listas de pacientes interesados para ser operados. Sin embargo, añadió, el gobierno sigue enviando cientos de pacientes a Cuba para que sean operados de la vista.

Frente a esta situación, Arismendi señaló, en declaraciones a 'El Espectador', que se envió a la SUO una lista de 244 pacientes que no habían sido previamente diagnosticados y que se conformó con personas que dijeron padecer determinadas afecciones oculares. "No aclaran que hicieron con esos 244. Nosotros no sabemos si fueron operados o si no los operaron porque no estaban diagnosticados", agregó.

Arismendi dijo que estas intervenciones en Cuba suponen un "costo cero" para Uruguay. "Hay mucha gente que le cuesta entender que para algunos médicos en el mundo, como en el caso de Cuba, la salud es un derecho, no una mercancía. Entonces creo que por eso cuesta tanto entender este apoyo solidario que Cuba está dando al Uruguay", manifestó la ministra.

Los oftalmólogos uruguayos no sólo cuestionan el envío de pacientes a Cuba, sino incluso la idoneidad de los servicios médicos de la isla. Zylberglajt manifestó que "hoy en día, Cuba no es un referente mundial en cuanto a oftalmología".

Asimismo, explicó que en Uruguay hay un oftalmólogo por cada 10.000 habitantes, un 30% más de lo que recomienda la Organización Panamericana de la Salud, lo que, a su juicio, justificaría que los pacientes uruguayos sean atendidos en su país y no en Cuba.