26 de noviembre de 2007

Vaticano/Iberoamérica.- El Papa dirige un saludo especial a los cuatro nuevos cardenales latinoamericanos

ROMA, 26 Nov. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El Papa Benedicto XVI dirigió esta mañana un saludo especial a los cuatro nuevos cardenales latinoamericanos, el argentino Leonardo Sandri, el arzobispo de Monterrey (México), Francisco Robles Ortega, el arzobispo de Sao Paolo (Brasil), Odilio Pedro Scherer; y el arzobispo emérito de Paraná (Argentina), Estanislao Esteban Karlic.

La mención tuvo lugar durante la audiencia que el Romano Pontífice concedió esta mañana a los 23 nuevos purpurados y en la que también participaron sus familiares, amigos y fieles. Después de hablarles a todos en general, se dirigió a cada uno en distintas lenguas.

"Argentina exulta de gozo por el Cardenal Leonardo Sandri que, después de su servicio a la Santa Sede como Sustituto de la Secretaría de Estado, preside ahora la Congregación para las Iglesias Orientales, y también por el Cardenal Estanislao Esteban Karlic, Arzobispo emérito de Paraná, que durante tantos años ha servido solícita y abnegadamente aquella comunidad eclesial", proclamó.

Asimismo se refirió a la Iglesia mexicana, que "se congratula por el Cardenal Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Monterrey, cuya constante entrega pastoral se manifestó también en Toluca".

"Dirigimos nuestro pensamiento a la Virgen María, de la que vuestros pueblos son tan devotos, y le rogamos que interceda ante su divino Hijo por estos Cardenales, para que haga muy fecundo su servicio a la Iglesia", concluyó.

En cuanto al nuevo cardenal brasileño, Odilio Pedro Scherer, aprovechó para rememorar su reciente viaje apostólico a Brasil, con ocasión de la V Conferencia General del Episcopado latinoamericano y del Caribe que tuvo lugar en el Santuario brasileño de Aparecida entre los pasados 13 y 31 de mayo.

El Papa aseguró que cuenta "mucho" con el "precioso apoyo" de los nuevos 23 cardenales, para que "pueda desarrollar lo mejor posible mi ministerio al servicio del entero pueblo de Dios", según declaró.

"Necesito de este apoyo", insistió el Romano Pontífice, que pidió a los nuevos purpurados que lo acompañen "siempre" con su "apreciada experiencia humana y pastoral", y a los familiares allí presentes, hacer todo lo posible para que "no falte nunca" su "amistad, estima y oración" por los recién nombrados.

Asimismo, animó a los nuevos purpurados a "salir al encuentro con coraje profético de las esperanzas y exigencias espirituales de los hombres de nuestro tiempo".

Como regalo, el Papa entregó a los nuevos miembros del Colegio Cardenalicio una edición especial y embellecida del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, adornado con imágenes.

Esta misma mañana el Pontífice también recibió en audiencia a la delegación iraquí que acudió al nombramiento como cardenal del Patriarca de Babilonia de los Caldeos, el iraquí Emmanuel III Delly, con cuyo nombramiento el Papa ha querido manifestar "de modo concreto" su "cercanía espiritual y afecto" por el pueblo de Irak, según expresó el Pontífice durante la ceremonia.