El Vaticano oculta durante más de medio siglo la pederastia de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo

El Vaticano oculta durante más de medio siglo la pederastia de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo
2 de enero de 2019 TWITTER / @SEDLR_

CIUDAD DE MÉXICO, 2 Ene. (Notimérica) -

El perfecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, el cardenal João Braz de Aviz, ha reconocido que la Santa Sede tiene en su poder desde 1943 documentos que afirman la pederastia del fundador de los Legionarios de Cristo, el mexicano Marcial Maciel.

El religioso, que ya fue investigado durante los años 1956 y 1959 tras las primeras denuncias de abusos sexuales en centros de la Legión y que ha sido padre de más de seis jóvenes, murió en 2008 a los 87 años de edad sin arrepentirse de llevar una vida de depravación tolerada por el mismo Vaticano.

Fue en febrero de 2010 cuando la propia Legión reconoció las acusaciones contra el sacerdote sobre abusos sexuales a menores y se desvinculó de su fundador. Adicto al demerol y a la morfina, y denigrado por el plagio de su libro 'El salterio de mis días: 98 meditaciones', el devoto ha sido protagonista de otros escándalos punibles como el fraude y la extorsión.

MENTIRAS Y ENCUBRIMIENTOS

"Tengo la impresión de que las denuncias de abusos crecerán, porque solo estamos en el inicio. Llevamos 70 años encubriendo lo que ha sido un tremendo error", afirma el practicante encargado de desvelar los hechos, João Braz de Aviz, a la revista católica Vida Nueva. "Quien lo tapó era una mafia, ellos no eran Iglesia", concluye.

Considerado como el mayor depredador sexual eclesiástico, Marcial Maciel creó en 1941 la congregación de los Legionarios de Cristo, un organismo que se ha infiltrado en la política, medios de comunicación, finanzas y educación de numerosos países. Ahora, con una estructura completamente renovada, muchos han sido los sistemas jurídicos de diferentes regiones que han sentado en el banquillo a algunos de sus miembros acusados de abuso, como ocurrió el pasado diciembre en Italia.

También Chile ha expulsado al irlandés, John O'Reilly que abusó reiteradamente de una niña de seis años y que ha abandonado el país rumbo a Roma. "No se procesa a un amigo del Papa", argumentaron quienes debían intervenir en el caso de Maciel cuando salieron a la luz denuncias de sus víctimas las cuales formaron un gran revuelo en la sede pontificia.

UN PRIVILEGIADO EN EL VATICANO

Presentado por Juan Pablo II como apóstol de la juventud, Maciel ya fue expulsado junto a alguno de sus compañeros de la Universidad Pontificia de Comillas, aunque por entonces no se tomaron medidas adicionales. El Vaticano abrió una inspección supervisada por Arcadio Larraona, tiempo en el que el eclesiástico fue suspendido como superior general y expulsado de Roma. Sin embargo, Maciel volvió a la vida religiosa hasta que diversos seminaristas se unieron para poner sobre la mesa sus acciones ante el Vaticano.

Aunque muchas de sus víctimas confiaron en que el Papa Benedicto XVI suprimiría los Legionarios, el exdirigente del organismo y víctima de abusos cuando era menor, Félix Alarcón, declaró para el El País que "el Vaticano recibió 240 documentos que evidenciaban que la situación se conocía mucho antes de que se reconociese que se conocía. Nuestra denuncia es del año 1988 y mientras Ratzinger estuvo de cardenal se pasaban esta terrible patata caliente unos a otros sin tomar ninguna medida. Creo que la Legión tal como la entendíamos debería ser eliminada".

UNA CONGREGACIÓN QUE GANA ADEPTOS

En la actualidad, el conocimiento de los abusos en el seno de los Legionarios de Cristo ha fundado un movimiento de "tolerancia cero" que promueve la eliminación de ciertas efemérides de Maciel, conocido hasta ahora como "nuestro padre". Se suprimieron sus fotografías de los centros así como sus escritos y conferencias. Sin embargo, sus adeptos han crecido un 3% siendo 21.300 los miembros seglares, 526 consagradas, 63 laicos consagrados, 1.537 legionarios de Cristo y 11.584 adolescentes, miembros en un ordenamiento conocido como ECYD. Además 176.000 son los alumnos que forman parte de sus aulas repartidas a lo largo de todo el mundo.

Contador

Lo más leído en Sociedad