15 de octubre de 2006

Vaticano.- El Papa canoniza a cuatro nuevos santos, tres europeos y un mexicano

ROMA, 15 Oct. (EP/AP) -

El Papa Benedicto XVI sumó hoy cuatro nuevas canonizaciones que engrosarán el santoral católico. Entre los nuevos santos se encuentra Theodore Guerin, una francesa que erigió una capilla en el territorio de la Frontera estadounidense y construyó una escuela femenina; a un obispo mexicano que corrió el peligro de ser perseguido por educar a seminaristas; a una monja que luchó por la entrada de las mujeres en las escuelas públicas y a un sacerdote italiano que ayudó a los sordos.

"La Iglesia se regocija con los cuatro nuevos santos", afirmó Benedicto XVI ante miles de seguidores en la plaza de San Pedro en una ceremonia que duró unas dos horas. "Espero que su ejemplo nos inspire y sus oraciones nos sirvan de guía y nos den valor".

Theodore Guerin viajó a Estados Unidos en la primera mitad del siglo XIX, en plena expansión hacia el oeste. Su escuela para niñas tuvo su primera alumna en 1841. Asistieron a la ceremonia de canonización el cardenal de Chicago, Francis George, y varios religiosos de Indiana, Estado en el que estableció Guerin su escuela femenina.

Guerin, conocida por su inquebrantable determinación, superó las dificultades que tenía que afrontar una mujer en tierra de colonos y consiguió quebrar la oposición de su obispo a su proyecto de escolarización católica de las hijas de los colonos.

Benedicto XVI explicó que Guerin nació en la bretaña francesa en 1798 y realizó un largo viaje por tierra y mar y consiguió, junto a otras cinco monjas, convertir un refugio en una capilla católica. Cuando murió, en 1856, su orden tenía varias escuelas y orfanatos repartidos por Indiana.

También fue beatificado el obispo mexicano Rafael Guizar Valencia, un misionero que arriesgó su vida para atender a los heridos durante la Revolución Mexicana, a veces disfrazado de vendedor ambulante o músico. Guizar, fallecido en 1938, es el tío abuelo de Marcial Maciel Degollado, el fundador de la orden de los Legionarios de Cristo, cuyos miembros tienen prohibido dar misa desde que un escándalo de abusos sexuales contra seminaristas salió a la luz

Benedicto XVI elogió el trabajo incansable de Guizar para asegurar una educación adecuada de los seminaristas "según el corazón de Cristo" en "la amada nación mexicana" a pesar de enfrentarse a la persecución.

Los fieles mexicanos mantienen que el cuerpo del obispo apenas mostraba signos de deterioro cuando fue exhumado doce años después de su muerte para ser expuesto en una catedral.

"Les incluimos en lista de santos y a partir de ahora serán honrados con devoción por toda la Iglesia", afirmó el pontífice antes de pronunciar el ritual de canonización en latín.

También fueron canonizados en la misma ceremonia dos religiosos italianos. El sacerdote Filippo Smaldone (1848-1923) fue un pionero en la educación y la ayuda a los sordos y fundo una orden de religiosas, la Congregación de Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón. La orden tiene conventos en Brasil, Moldavia, Paraguay y Ruanda.

La única mujer canonizada hoy fue la italiana Rosa Venerini (1656-1728), otra pionera en el ámbito de lo social, ya que luchó por la educación de las jóvenes italianas, trabajó por la creación de la primera escuela pública para niñas en Italia y fundó la Congregación de Las Maestras Pías Venerini.

"Sus nombres serán para siempre recordados", proclamó el Papa en la primera canonización que realiza en casi un año. Su predecesor, Juan Pablo II, celebraba varias canonizaciones y beatificaciones al año, pero Benedicto XVI ha cambiado esta costumbre. Ahora las ceremonias de beatificación y santificación se celebran habitualmente en el país donde nacieron o trabajaron los nuevos santos o beatos y son celebradas por los cargos eclesiales locales.