8 de julio de 2007

Vaticano.- El Papa recibe una invitación de los obispos dominicanos para visitar el país en 2011

ROMA, 8 Jul. (EP/AP) -

Los obispos de la República Dominicana invitaron al papa Benedicto XVI a participar en el 2011 de las celebraciones del 500 aniversario de las primeras diócesis establecidas en América Latina.

Las primeras diócesis se establecieron el 8 de mayo del 1511 en República Dominicana y en Puerto Rico junto con el nombramiento de los primeros obispos del continente latinoamericano. "Esperamos que el Pontífice pueda asistir a esos actos, que recuerdan el inicio de la evangelización", señaló el presidente de la Conferencia Episcopal Dominicana, el arzobispo Ramón Benito de la Rosa y Carpio.

Los obispos dominicanos efectuaron esta semana la visita "ad limina" al Pontífice, la que están obligados a realizar al Papa todos los prelados del mundo cada cinco años.

"Tuvimos, en forma separada, once encuentros con el Papa, y una audiencia colectiva que concluyó la visita, y todos lo sentimos muy cercano a República Dominicana", afirmó.

Señaló que el tema principal para el Pontífice fue la familia y sus palabras "nos ayudarán a nosotros para poder llevar mensajes a los diferentes grupos sociales y a la Iglesia".

Una de las preocupaciones planteadas por el Papa fue el tema del aborto, "preocupación que nosotros compartimos porque en República Dominicana se está buscando la manera de despenalizarlo en algunos casos concretos".

"Nosotros decimos que no puede ser y el Papa nos invitó a seguir defendiendo la vida, aunque hay mucha presión internacional sobre nuestros países más pequeños. Hay algunos que tienen una cultura de muerte que quieren imponer sobre nosotros", manifestó.

Por suerte, agregó, los laicos están trabajando para que ello no ocurra, pero "hay presiones sobre nuestro congreso, aunque hay muchos congresistas católicos muy claros que siguen defendiendo la vida".

Dijo que había sido muy interesante que el Papa hubiera enfatizado su postura en los laicos cuando planteó la necesidad de un orden social más justo.

"Nuestros laicos son muy dinámicos y activos en todo lo que es la vida de la Iglesia y son grandes defensores de los valores cristianos y del evangelio", aseguró.