10 de febrero de 2015

El Vaticano pide homilías actuales que no sean sermones abstractos

El Vaticano pide homilías actuales que no sean sermones abstractos
PIXABAY

ROMA, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Vaticano considera que las homilías deben ser actuales y evitar sermones abstractos o enseñanzas catequéticas. Así lo pone de manifiesto el nuevo manual, con directrices claras, pero sin normas nuevas, para preparar mejor las homilías y que la Santa Sede ha remitido a todas las Conferencias Espiscopales del mundo. El documento pone de manifiesto que no basta sólo la técnica, sino que lo importante es llevar a Cristo en cada palabra

El texto, que ha sido presentado este martes por el Vaticano, deja claro que la homilía "no es un sermón sobre un tema abstracto", ni un "puro ejercicio de exégesis bíblica", ni siquiera una "enseñanza catequética". Por último, destaca que "la homilía no debe ser utilizada como un momento para dar testimonios personales del predicador".

En este línea subraya que es necesario que una buena homilía "reflexione sobre los acontecimientos de su tiempo, busque incesantemente desarrollar esas capacidades que le ayuden a predicar de manera apropiada y, sobre todo que consciente de la propia pobreza espiritual, invoque al Espíritu Santo como artífice principal en hacer dócil el corazón de los fieles a los misterios divinos".

"La homilía no es solo comunicar bien. No basta la técnica: hay que llevar a Cristo en cada palabra", ha explicado el cardenal Robert Sarah, nuevo Prefecto para la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos que sustituyó en el cargo al actual arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

SU DURACIÓN ES UNA CUESTIÓN CULTURAL

Sobre la extensión de las homilías, Sarah ha precisado que es un concepto "más bien cultural". "El concepto de homilía larga depende de las culturas. En Europa, 20 minutos es mucho; en África, 20 minutos no bastan", ha señalado.

En el Decreto, firmado por el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, el 29 de junio de 2014, se indica que, después de ser valorado en la ordinaria de la Congregación, los días 7 de febrero y 20 de mayo del 2013, fue aprobado por el Papa Francisco para su publicación.

El nuevo Directorio Homilético consta de dos partes: la primera dedicada a la homilía en el ámbito litúrgico. Es decir, se describe la naturaleza, la función y el contexto, así como algunos aspectos que le caracterizan, como el ministro ordenado al que le compete, la referencia a la Palabra de Dios, su preparación próxima y remota, los destinatarios; la segunda dedicada al ars praedicandi. Esta parte analiza todo lo relacionado con las claves de lectura para el ciclo dominical-festivo de la misa a partir del año litúrgico y tiene como función dar las coordenadas metodológicas y de contenido para tener en cuenta a la hora de preparar y pronunciar la homilía.

Al final del documento, que contiene 107 páginas, hay dos apéndices que relacionan la homilía con la doctrina de la Iglesia Católica. El primero hace referencia al Catecismo de la Iglesia Católica y, el segundo, a documentos del Magisterio sobre la homilía.