19 de julio de 2013

Vaticano.- Scarano pide desde la cárcel un encuentro con el Papa Francisco para advertirle de actividades irregulares

ROMA, 19 Jul. (Reuters/EP) -

Monseñor Nunzio Scarano, detenido el pasado 28 de junio por blanqueo de dinero, acusado de haber extraído alrededor de 600.000 euros en efectivo de una cuenta del Banco Vaticano, ha pedido reunirse con el Papa Francisco para advertirle de actividades irregulares en la administración financiera del Vaticano.

Además, Scarano, que trabajaba como contable en la administración financiera del Vaticano, concretamente en la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (ASPA), ha enviado una carta al Papa desde su celda y ha entregado documentos a los magistrados, según fuentes cercanas al caso.

De acuerdo con la transcripción del interrogatorio de Scarano del pasado 8 de julio en Roma, el prelado dijo a los magistrados que "recientemente" había pedido "una audiencia con el Santo Padre" porque no estaba "satisfecho con el modo en que iban las cosas en APSA".

En este sentido, las mismas fuentes aseguran que Scarano está diciendo a los magistrados que él no es "la única manzana podrida" dentro del departamento del Vaticano donde trabajaba.

Scarano fue detenido el pasado 28 de junio junto a un miembro de los servicios secretos italianos y un 'broker' financiero en el marco de la investigación abierta en Italia sobre presunto blanqueo de dinero a través del Instituto de Obras Religiosas (IOR), más conocido como Banco Vaticano.

Estas detenciones se enmarcan en la investigación emprendida en 2010 por la Justicia italiana contra los entonces presidente y director general del IOR, Ettore Gotti Tedeschi y Paolo Cipriani, por violación de las normas para impedir el blanqueo de dinero.

Scarano ha sido acusado de haber extraído alrededor de 600.000 euros en efectivo de una cuenta en el Banco Vaticano, por lo general en pequeñas cantidades de 10.000 euros cada una, que posteriormente eran entregadas a unos cómplices para que las convirtieran en cheques que el propio Scarano depositaba a continuación en una cuenta abierta en un banco italiano para pagar una hipoteca.

Estos hechos se producían dos días después de que el Papa Francisco nombrase una comisión pontificia de cinco miembros con la misión de investigar las actividades del IOR. La comisión, que estará presidida por el cardenal Raffael Farina, recopilará documentos, datos e información sobre el IOR y presentará los resultados de su trabajo al Papa.