15 de julio de 2011

Venezuela.- Chávez asume crisis en las cárceles y ordena "acelerar la transformación" del sistema penitenciario

Califica de "insólito" que los presos de El Rodeo tuvieran en su poder "armas de guerra"

CARACAS, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha reconocido este viernes que las cárceles de ese país atraviesan desde hace años una "grave" crisis por el hacinamiento y el poder de las mafias delictivas, por lo que ha ordenado a los funcionarios de su gobierno "acelerar la transformación" del sistema penitenciario.

Chávez ha dicho que la situación de los recintos judiciales es un "cáncer social" que debe someterse a un "tratamiento", haciendo a alusión a los hechos ocurridos el último mes en la prisión de El Rodeo I y II, donde un grupo de líderes de las bandas --conocidos como "pranes"-- desató una ola de violencia.

El principal problema de las cárceles venezolanas es el "hacinamiento, porque donde debería haber 400 personas hay dos mil", pero además hay "mafias incrustadas" comandadas por internos y funcionarios y "todo eso hay que sanearlo", ha enfatizado el mandatario en declaraciones a la cadena estatal VTV.

"Es un problema grave, serio", ha alertado, al afirmar que su gobierno ha "logrado cosas pero son casi imperceptible a pesar de que son importantes". El objetivo a partir de ahora es "construir nuevos espacios (para la población penal), pero dignos", ha indicado.

"Hay que transformar esa viejas cárceles, centros de degradación y destrucción humana y transformarlos en centros de formación del hombre nuevo", ha insistido. "Me comprometo a trabajar para humanizar esos espacios", ha sentenciado el líder socialista, que estuvo preso entre 1992 y 1994, tras un fallido golpe de Estado.

Según cifras oficiales, la población penal en Venezuela es de unos 44.520 reos, sin embargo, organizaciones de Derechos Humanos aseguran que la cifra es mucho mayor y denuncian que los 34 centros penitenciarios en todo el país tienen capacidad para albergar a poco menos de 15.000 internos.

CRISIS EN EL RODEO

Chávez ha aplaudido la intervención de los "heroicos" efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana que pusieron fin a casi un mes de crisis en El Rodeo I y II, ubicado en el estado de Miranda (centro-norte), a unos 30 kilómetros de Caracas. "Lamento mucho las víctimas fatales que hubo", ha expresado sin despejar la duda sobre cuántos reos perdieron la vida, aunque aclaró que "se evitó una masacre".

La crisis en El Rodeo comenzó el 12 de junio cuando varios "pranes" protagonizaron una reyerta por el control de la cárcel. Una semana después, unos 5.000 efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana iniciaron la intervención en ambos anexos de esa prisión, pero el operativo sólo tuvo éxito en El Rodeo I.

Según la versión oficial, El Rodeo II quedó bajo el poder de "pranes" identificados como Yoifre Ruíz, alias 'Yoifre'; y Yorvis López, alias 'Oriente', el primero se entregó el miércoles y el último se fugó durante un operativo que puso fin a la situación de violencia. Ambos mantuvieron cautivos durante más de tres semanas a un millar de reos, aunque estos líderes desmienten que se haya tratado de un secuestro.

El conflicto en El Rodeo estalló cuando Chávez se encontraba en Cuba, donde fue sometido a dos operaciones para extirpar un tumor cancerígeno que le apartó de la vida pública unas tres semanas. Sin embargo, desde La Habana autorizó la creación Ministerio para Servicios Penitenciarios para atender la problemática de las cárceles con una partida inicial de 413 millones de bolívares fuertes (66,3 millones de euros).

"TENÍAN ARMAS DE GUERRA"

Chávez ha asegurado que el grupo de reos que permaneció atrincherado durante casi un mes en El Rodeo II tenía en su poder "armas de guerra" con las que se habrían enfrentado durante tres semanas a los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana que intentaban recuperar el control del penal.

"Es insólito que tengan armas de guerra, que tengan capacidad para mantenerse ahí durante un mes, en un búnker prácticamente, es insólito, eso implica muchas cosas, complicidades de los funcionarios y esas son las rémoras del pasado que debemos acabar", ha expresado.

La ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) denunció a finales de mayo pasado que unos 124 internos murieron en las cárceles venezolanas durante el primer trimestre de 2011 a consecuencia de la situación de violencia.

Según datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en 2010 murieron 476 reclusos y otros 967 resultaron heridos en hechos violentos dentro de las prisiones venezolanas. Entre 1999 y 2010, el número de presos fallecidos en reyertas fue de 4.506 y el de heridos habría ascendido a 12.518.

Ante esta delicada situación, la CIDH instó el pasado mes al Gobierno de Chávez "a adoptar de inmediato las medidas necesarias para adecuar las condiciones de detención en los centros de reclusión venezolanos a los estándares internacionales, así como también a desplegar acciones inmediatas, en adición a los planes a medio o largo plazo, para garantizar la vida y la integridad personal de las personas privadas de libertad".