27 de abril de 2007

Venezuela.- La Guardia Nacional cree que los secuestradores están "bien cercados" y que tienen "buenas pistas"

Un dispositivo de 585 efectivos busca al empresario gallego, del que hay "indicios" de que no fue sacado del estado de Cojedes

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Nacional de Venezuela cree que el secuestro del emigrante español Alberto Cid Souto se resolverá "en las próximas horas" porque cuentan con "buenas pistas" acerca del paradero de sus captores y del empresario gallego, del que creen que no fue sacado del estado de Cojedes, donde fue secuestrado el pasado sábado.

Según informó a Europa Press el director de Seguridad y Política de Cojedes, el teniente coronel Luis Yoyote Rojas, un dispositivo de 585 efectivos de los diversos cuerpos de seguridad venezolanos trabajan en la búsqueda de Alberto Cid Souto para rastrear cuatro municipios del estado en el que fue secuestrado.

Las fuerzas de seguridad sostienen que los secuestradores están "bien cercados" y que los indicios apuntan a que no tuvieron oportunidad de sacar de Cojedes al empresario gallego porque se estableció un "operativo rápido y contundente" tan sólo "media hora" después de que fuese capturado el pasado sábado en una de las fincas de su propiedad en el municipio de Anzoátegui. Los secuestradores aún no se han puesto en contacto con la familia del empresario para solicitar el pago de un rescate.

A los ocho hombres y una mujer detenidos por su supuesta implicación en el secuestro hay que sumar nuevos arrestos en las últimas horas de ciudadanos que, aunque no portaban documentación, la Guardia Nacional cree que también son colombianos. A los primeros detenidos, siete de los cuales son colombianos, se les intervino armamento "de distinto tipo" de las Fuerzas Armadas de Colombia.

El teniente coronel Yoyote Rojas afirmó que los detenidos fueron juzgados anteriormente por "rebelión, porte ilegal de armas e identidad falsificada" en Colombia. Por ello, afirmó que se trata de "un grupo profesional", aunque insistió en que están "bien cercados". A su juicio, "hay algo extraño" en el caso, aunque evitó confirmar si se trata de un grupo paramilitar.

El máximo responsable de seguridad en el estado de Cojedes subrayó que "no se ha aflojado la búsqueda en ningún momento" y hay "un gran compromiso" con la resolución de este caso porque Alberto Cid Souto es "muy apreciado" en Venezuela como "un ejemplo de trabajo, solidaridad y moral".

EMABAJADA

Por su parte, la Embajada de España en Venezuela y el Consulado español en Caracas están haciendo "todas las gestiones posibles" ante las autoridades venezolanas tras conocerse el secuestro de un empresario de origen gallego en el estado de Cojedes el pasado sábado.

"Estamos muy preocupados por este caso de secuestro y siguiendo de cerca el caso de Nicolás Alberto Cid Souto", afirmaron a Europa Press fuentes diplomáticas españolas sobre el caso de este empresario de 76 años de edad y natural de Orense.

Por su parte, fuentes de la Dirección General de Comunicación Exterior precisaron a Europa Press que la Embajada está en perfecta coordinación con los familiares, y señalaron que la Policía investiga quién está detrás del secuestro, que aún no ha sido reivindicado.

Cid Souto se encuentra desaparecido desde el pasado sábado, cuando cinco hombres vestidos con el uniforme de la Guardia Nacional le secuestraron en una finca de su propiedad en el noroeste de Venezuela.

Según el diario 'El Universal', el incidente se produjo en el momento en que Cid Souto --que lleva más de 40 años en este país como empresario porcino y avícola-- se encontraba en la finca de La Baranda, de su propiedad.

Cid Souto cuenta con una amplia trayectoria como dirigente industrial en Venezuela. Es el fundador del Grupo Souto, que integra marcas como 'Pollo Souto', 'Embutidos Italvenca', 'Precocidos Benaves', 'Cerdos Al Frío' y 'Granja Monte Alegre'.

La familia Souto reside en Valencia (Estado de Carabobo) y ésta es la segunda vez que un miembro del grupo familiar sufre un secuestro. Anteriormente había sido secuestrada una hija del empresario, por cuya liberación pagaron una gran cantidad en concepto de rescate.