10 de abril de 2007

Venezuela.-Reaparece el líder sindical venezolano Carlos Ortega que se había fugado de la cárcel el pasado mes de agosto

CARACAS, 10 Abr. (EP/AP) -

El líder de la mayor central obrera venezolana, Carlos Ortega, rompió ayer el silencio de ocho meses que había mantenido --desde que el pasado mes de agosto se escapara de una cárcel militar--, al reaparecer en un vídeo en el que insta a los miembros de su partido a luchar contra el Gobierno del presidente Hugo Chávez.

El secretario general del partido opositor Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup, difundió ayer un vídeo de Ortega en el que llama a los militantes a reunir firmas para ratificar la legalidad de la organización ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). "No pedimos ni damos cuartel (...) nada ni nadie podrá borrar la historia de nuestro glorioso partido", manifestó.

Así, exhortó a los miembros de AD a recoger las firmas para ratificar "ante el país y el mundo nuestra férrea voluntad democrática y nuestra firme disposición de sacar a Venezuela del oscurantismo al que Chávez y su régimen la han sometido en estos interminables nueve años de atraso, pobreza, odio, persecución y terrorismo político".

"Viva Acción Democrática, viva el partido del pueblo. Viva la democracia. Nos veremos pronto", concluyó el opositor, que apareció sólo en un lugar desconocido, donde había como fondo dos grandes carteles de AD.

Ortega se fugó a mediados de agosto de 2006, en circunstancias poco claras, de la cárcel militar de Ramo Verde, ubicada a las afueras de la capital. El líder obrero escapó junto con tres ex oficiales rebeldes.

El dirigente sindical, que era considerado por la oposición como un "preso político", fue condenado en diciembre de 2005 a 15 años y once meses de cárcel por el delito de "rebelión civil".

En menos de un año se han evadido de cárceles venezolanas cinco opositores. Concretamente, el 1 de abril, se fugó de un penal del estado occidental del Yaracuy el ex gobernador Eduardo Lapi.

El CNE le exigió a AD, después de haberse retirado de dos procesos electorales consecutivos entre los años 2005 y 2006, recoger firmas para ratificar su legalidad como organización política.

La legislación venezolana exige a los partidos acumular al menos un 1 por ciento de votos para garantizar su permanencia.