Vía libre al poliamor y a las parejas swingers en los hoteles de Buenos Aires

Vía libre al poliamor y a las parejas swingers en los hoteles de Buenos Aires
5 de octubre de 2018 PIXABAY

BUENOS AIRES, 5 Oct. (Notimérica) -

La Legislatura de Buenos Aires ha levantado este jueves la ley que prohibía compartir habitación a más de dos personas en los denominados "albergues transitorios" de Buenos Aires. Esta iniciativa se traduce en una pista libre para el poliamor, las parejas swingers y el sexo de tres e incluso seis personas si los espacios lo permiten.

Entendemos por "albergues transitorios" aquellos alojamientos similares a un hotel convencional pero no con las mismas premisas. Están orientados a facilitar encuentros sexuales pues se alquilan por horas o turnos sin tener que reservar una estancia mínima de 24 horas. Sin embargo, estos establecimientos estaban restringidos a más de dos personas por habitación simultáneamente.

En el año 1998, se modificó la ley que ampara a los empresarios y clientes de este tipo de industria hotelera y consiguieron que pudieran acceder a la reserva de las estancias personas del mismo género. Gracias a la nueva modificación, se ha conseguido un gran avance que beneficia a estos negocios en varios ámbitos.

El titular de la Federación Argentina de Hoteles de Alojamiento por Hora, José Manuel Capelo, ha declarado en la mencionada Legislatura que la sanción de la ley "termina con una estigmatización y adjetivación propia de la época nefasta de la dictadura".

Asimismo, esta nueva normativa va a permitir la visualización de este tipo de hoteles pues los empresarios, a partir de ahora, podrán colocar carteles publicitarios ya que la "clandestinidad" les obligó a situarse en calles secundarias y solo les permitía "colocar una placa de 0,30 x 0,50 metros en la que se consignaba exclusivamente la leyenda: Albergue Transitorio", ha informado Capelo.

El diputado Sergio Abrevaya, impulsor de la iniciativa, ha declarado a varios medios locales que "tenemos que ejercer la libertad de ir con quién queramos y con cuántos queramos". "Que el límite sea solo el consentimiento de cada uno", agregó Abrevaya.