12 de agosto de 2009

Víctimas de tráfico de personas, en alto riesgo de contraer sida

Por Tan Ee Lyn

BALI, Indonesia (Reuters/EP) - Hasta un 250.000 mujeres y niñas en el sudeste de Asia, principalmente adolescentes, son obligadas a prostituirse cada año y enfrentan violencia y la posibilidad de contraer el VIH/sida, dijeron el miércoles investigadores.

Los investigadores, en un reporte que documenta la actividad criminal en Tailandia, Camboya e Indonesia, dijeron que las circunstancias empeorarían a medida que la crisis financiera provoca que las mujeres en la región migren buscando trabajo.

En el tráfico de personas, las víctimas, muchas de las cuales tienen entre 12 y 16 años, son violadas, encerradas y se les niega comida, agua y atención médica o se les obliga a consumir narcóticos y alcohol, dijeron.

"Las víctimas de tráfico sufren horrendas, horrendas violaciones de derechos humanos, privaciones de la más básica dignidad humana. Es una forma de esclavitud", dijo Jay Silverman, un profesor asociado en la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Los narcóticos y el alcohol fueron usados en Indonesia y Camboya "para mantener a esta gente en cautiverio", señaló.

Caitlin Wiesen, experta en VIH en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), dijo que la mayoría de las víctimas son atraídas mediante promesas de trabajos como empleadas domésticas o en restaurantes para terminar en burdeles donde enfrentan "extremas situaciones de violencia y explotación".

"Asia es tanto la fuente como el destino", añadió.

El estudio, titulado "Sex trafficking and STI/HIV in Southeast Asia: Connections between sexual exploitation, violence and sexual risk" ("Tráfico sexual y enfermedades de transmisión sexual/VIH en el sudeste asiático: Conexiones entre explotación sexual, violencia y riesgo sexual"), fue realizado por el PNUD y la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Reveló que en Tailandia, las niñas traficadas fueron sometidas a encuentros sexuales más frecuentes que los de trabajadores de la industria sexual. La frecuencia de sexo anal, que supone un mayor riesgo de infección de VIH, era tres veces más común.

En Indonesia, la prevalencia del VIH correspondía a alrededor de un 20 por ciento entre mujeres víctimas de tráfico de personas que habían sido sexualmente explotadas por un año o más. Un 75 por ciento había experimentado violencia.