13 de julio de 2016

Ya suman 36 menores muertos; la trágica situación de La Guajira, Colombia

Ya suman 36 menores muertos; la trágica situación de La Guajira, Colombia
REUTERS

BOGOTÁ, 13 Jul. (Notimérica) -

El drama en el departamento colombiano de La Guajira persiste. A pesar de las múltiples advertencias por parte de ONGs y organismos internacionales, los habitantes de esta región siguen sufriendo la carencia de servicios básicos como la salud, agua o buena alimentación.

En lo que va de año, 36 menores de edad han muerto por desnutrición según la red hospitalaria de La Guajira. Aunque este no es un problema exclusivo del pueblo wayúu, pues en todo el país han muerto más de 100 menores de cinco años en el mismo periodo, La Guajira es el departamento con mayor prevalencia de estas muertes.

La Procuraduría General de Colombia solicitará a la Corte Constitucional que declare la situación en la región como un estado de cosas inconstitucionales, tal y como anunció en junio.

Según la procuradora delegada para la infancia y familia, Ilva Myriam Hoyos, es "un departamento que tiene una problemática muy compleja, pero que el sufrimiento, la miseria, la desnutrición tiene rostro de niños, de familia, del pueblo wayúu".

Para la directora de la ONG FUCAI, Ruth Chaparro, los guajiros están "al borde de la extinción" --han muerto más de 5.000 niños en ocho años--, por la sequía que sufre el departamento.

SIN SERVICIOS BÁSICOS

La desnutrición de su población es una realidad alarmante. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) detectó 898 niños desnutridos en 2015, según informa 'El Espectador'.

Estos datos demuestran que las medidas cautelares adoptadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para la protección de niños, niñas y adolescentes de la región no fueron suficientes.

"Pese a las medidas cautelares y a los esfuerzos del gobierno departamental y nacional ya vamos duplicando la cifra anterior", lamentó el Secretario de Salud de La Guajira, Stevenson Marulanda, quien además señaló que, en los últimos meses, más de 200 menores con síntomas de desnutrición ingresaron en el hospital de Rioacha.

Aunque según las autoridades locales, de no haberse adoptado estas medidas, la cifra de muertos sería mayor. Entre otras medidas, la CIDH ordenó al Gobierno "asegurar la disponibilidad, accesibilidad y calidad de los servicios de salud, con un enfoque integral y culturalmente adecuado, con el fin de atender la desnutrición infantil".

Según Chaparro, los pozos que se perforan "son de agua tan salada que ni los chivos pueden beberla" y las llamadas brigadas móviles de asistencia sanitaria no están presentes sobre el terreno.

Por ello, la directora de FUCAI reclamó con carácter urgente el despliegue de una misión para "llevar agua y alimento a los wayúu e identificar a los niños con desnutrición aguda y a las madres gestantes y lactantes que están en estado de desnutrición y darles prioridad".

Otro problema que sufren los guajiros es el bajo nivel educativo. "El analfabetismo ronda el 45 por ciento pero en algunas comunidades wayúu puede llegar al 78 por ciento. Sus colegios son una vergüenza, su único techo pueden ser las copas de los árboles con unas temperaturas extremas", criticó.

Para Chaparro, las causas de la "dramática" situación de los wayúu "son múltiples", pero se asientan sobre todo en el "racismo" y "que le estorban a mucha gente". "De alguna manera la idea es dejarles morir", alertó.

REACCIÓN DEL GOBIERNO

"Todavía falta muchísimo por hacer", admitió el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tras su visita a La Guajira de esta semana. Por ello, el mandatario se comprometió con los guajiros a mejorar sus condiciones de vida.

De este modo, aseguró que en menos de un mes presentarán un documento sobre la reorganización de los servicios de la red pública. Por su parte, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, admitió que algunas de las 28 entidades promotoras de salud (EPS) del departamento "no están haciendo un buen trabajo".

Por eso, añadió, "van a salir siete EPS de la operación del régimen subsidiado en cuestión de semanas", por lo que "vamos a tener solo cuatro EPS en régimes subsidiado". Siguiendo el cronograma del Ministerio de Salud, en enero de 2017 se implementará un modelo integral de atención en salud para el departamento.

Por otro lado, el Gobierno debe enfrentar el problema de la productividad del territorio. El ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, informó que se crearán 2.000 proyectos productivos para mejorar las cosechas. "Trajimos de España una tecnología muy novedosa que consiste en unas telas especiales que ayudan a mantener la humedad en los cultivos", señaló.

Hasta la fecha, el Ministerio ha entregado 900 viviendas rurales y en lo que resta de año se entregarían 322 más. Otra promesa del Gobierno es entregar a La Guajira 140 pozos en 2016, año en el se han aportado 110 "soluciones de agua", las cuales no han logrado mejorar la productividad ni los índices de desnutrición.

El representante de la Asociación de Autoridades Tradicionales Shipia Wayúu, Javier Rojas, explicó que "hay puntos focalizados donde el Gobierno ha hecho presencia con salud y pozos, pero en total son 7.000 rancherías las que necesitan ayuda", según informa el diario 'El Colombiano'.

Por su parte, la defensora de los derechos de las comunidades wuyúu Leonor Viloria González, defendió que las políticas adoptadas por el Gobierno hasta el momento han sido inoperantes y no han conseguido frenar la desnutrición, problema que lleva años sumiendo a los guajiros en la extrema pobreza.

"Un ciclo de desnutrición que no comienza con la niñez, sino que mucho antes, con las madres de esos niños e incluso con los abuelos, que también presentan signos de desnutrición debido a la hambruna que actualmente padece el pueblo wayúy, a la escasez de agua, a las difíciles condiciones climáticas y a las políticas inoperantes del gobierno colombiano", criticó González.

Además, la falta de una alimentación óptima y del acceso a un sistema de salud eficiente conlleva la aparición de enfermedades asociadas a la desnutrición.

Según informa 'Caracol', Santos concluyó anunciando la emisión de 96.000 millones de pesos (32,6 millones de dólares) para inversión social. Además, prometió nuevas líneas de energía, trabajar en la reapertura de la frontera, luchar contra la politiquería y atender a más de 21 niños en riesgo de desnutrición, entre otras acciones.

LAS CONSECUENCIAS DE LA CORRUPCIÓN

"Hemos encontrado problemas de corrupción y de articulación. Desde el Gobierno hemos fallado por no trabajar de forma coordinada. Todo esto nos está dando lecciones para poder hacer las cosas mejor", lamentó el mandatario colombiano durante la visita.

Un ejemplo de la corrupción que azota a La Guajira fue la elección de la gobernadora Oneida Pinto, anulada por el Consejo de Estado el pasado junio debido a que el gobernador encargado, Jorge Enrique Vélez, encontró presuntas irregularidades en 53 contratos.

El Gobierno Nacional debe luchar para erradicar la corrupción y para evitar que no se pierda más dinero de los niños ni de los proyectos sociales en un departamento que acumula una deuda de 2.600 millones de pesos (885.000 dólares).

Ante esto, desde la Casa de Nariño se impulsaron una serie de medidas en La Guajira: se inició un proceso de depuración de las contrataciones; se cedió a la Iglesia el contrato de los almuerzos escolares para evitar que se pierdan los recursos y se dejará de tercerizar la contratación de los educadores.

Mientras, la directora del Bienestar Familiar (ICBF), Cristina Plazas, alertó sobre una estrategia con las poblaciones indígenas para evitar la cancelación de los contratos a los operadores corruptos.

"Son muchas las críticas y las denuncias que hemos presentado a la Fiscalía y en la última contratación, las autoridades indígenas fueron reacias al cambio de aquellos operadores que no están prestando bien el servicio. ¿Qué están haciendo?, inmediatamente hacen un paro", lamentó la directora del ICBF.