10 de noviembre de 2016

La yerba mate argentina, el 'oro verde' milenario

BUENOS AIRES, 10 Nov. (Notimérica) -

La yerba mate argentina es un producto conocido a nivel mundial por sus innumerables características beneficiosas y la gran industria que se ha formado desde el siglo XIX, especialmente en Argentina pero también en el sur de Brasil y en Paraguay.

También conocida como 'oro verde', la yerba mate profundiza sus raíces en una leyenda guaraní que, con el paso de la historia, ha ido cambiando de narración. Este mito parte de una bella joven llamada Yarí-i, quien tuvo que aprender a pescar y cazar para poder sustentar a su padre, un indio que estaba empezando a quedarse ciego.

Este rogaba al dios Tupá que le ofreciera una recompensa a su hija por tales sacrificios. Así, un día apareció en su casa un peregrino, que no era otro que la divinidad suprema de los guaraníes. Yarí-i lo recibió generosamente y este, por su caridad hizo brotar una planta con importantes virtudes refrescantes.

A partir de ese momento, las tribus guaraníes y guaycurúes recogieron las hojas de las plantas y las mascaban para aguantar largas caminatas e, incluso, un día sin ingerir ningún tipo de alimento. Más tarde, la yerba se tornó a la modalidad de infusión, una costumbre que pronto se extendió por las zonas colindantes.

Con la llegada de los españoles a América del Sur en 1492, se consideró un vicio peligroso, de forma que llegó a prohibirse su comercialización. Asimismo, con la llegada de la Compañía de Jesús siguió esta tendencia, algo que no hizo sino atraer el interés de los conquistadores.

El origen del segundo nombre de la yerba mate, 'oro verde', se remite a aquel momento, ya que se utilizaba como moneda de cambio --a falta de dinero real-- para la compra de cueros, pieles y telas. Fueron los jesuitas los que lograron promover una serie de técnicas de cultivo y tratamiento de las plantas durante sus misiones evangelizadoras, ya que vieron en el producto una fuente de ingresos bastante asequible.

Debido a las características del suelo y al clima subtropical y templado de la región, las zonas más productivas de yerba mate son Corrientes y Misiones. Si bien es cierto que se puede utilizar en diferentes modalidades, todas ellas pasan por un elaborado ciclo de producción:

1º Germinación: se desarrollan plantines con semillas maduras y se conservan hasta los siete centímetros.

2º Cultivo: Estos permanecen en viveros entre nueve y 12 meses, para ser trasladados después al campo.

3º Cosecha: a los cuatro años, la planta se desarrolla de la forma correcta para ser podada y proceder a la cosecha. Esta consiste en el cuidadoso corte de las ramas cargadas de hojas. Rápidamente se envían para evitar que se marchiten.

4º Sapecado: tras el transporte, las hojas pasan por un proceso de sapecado, que consiste en su paso por una llama de fuego que rompe las cutículas que las recubren. Por tanto, se pierde un 20 por ciento de su peso y se deshidratan, facilitando el proceso posterior.

5º Secado: a través de un sistema de cintas, las hojas vuelven a ser cometidas a una corriente de aire caliente en un período de cuatro a ocho horas. La temperatura debe ser moderada para evitar la destrucción de sus propiedades. Asimismo, se reduce su peso en un 1/3.

6º Canchado: la yerba seca se tritura obteniendo trozos de un centímetro. De esta forma, se puede guardar en bolsas de fibra natural y transportar de manera más fácil. También, se incluye la fecha de ingreso y origen del producto.

7º Estacionamiento: la yerba permanece en estas bolsas hasta que logra un color, sabor y aroma acorde al gusto del consumidor. Este proceso puede ser natural (que puede llegar a durar 24 meses) o acelerado, conseguido gracias a unas cámaras con una atmósfera controlada.

8º Molienda: se compone de varias fases de trituración y mezcla para crear las diferentes variantes de la yerba, entre las que se encuentran las que tienen palo, las que no, las que tienen un sabor más fuerte, uno más agradable...

PROPIEDADES DE LA YERBA MATE

Las infusiones de yerba mate poseen un enorme poder antioxidante debido a su gran concentración de polifenoles, que refuerzan el organismo y lo protegen de enfermedades carviovasculares, evitando la acumulación arterial del colesterol y la grasa.

Por otro lado, el mate contiene xantinas, como son la cafeína o la teobromina, unos estimulantes hallados en el chocolate y el café. Sin embargo, la mateína no produce adicción ni nerviosismo. Es por eso que se recomienda a los estudiantes su uso durante las épocas de exámenes.

El consumo regular de mate ayuda a prevenir la oxidación y el desgaste de las células, potenciando la aceleración del metabolismo para que el cuerpo pueda consumir de manera más rápida y efectiva los carbohidratos.

Sus efectos energizantes --que aumentan los niveles de concentración y actividad mental-- se combinan con su espectro de minerales como el potasio y el magnesio. Por último, cabe destacar que la yerba mate contiene altas cantidades de vitaminas pertenecientes al complejo B.

USOS Y SERVICIOS

La celebridad de la yerba mate se ha traspasado a otros ámbitos aparte de los tradicionales, que se centran exclusivamente en su fórmula como bebida tradicional. Por ejemplo, se puede beber cocido frío y caliente, con leche, en el interior de un pomelo o como un trago refrescante, el tereré.

Esta forma, muy consumida en el litoral de Argentina y Paraguay, se sirve fría con frutas y hierbas, como ramitas de menta. Se incluye en una jarra de cristal y se echa en el matero para ser absorbido por la bombilla característica del conjunto.

Con respecto a sus formas culinarias, la yerba mate no se emplea como ingrediente, sino más bien como elemento unificador de los demás componentes, especialmente en pastelería y repostería. Entre las recetas, destacan los alfajores y las empanadas.

No obstante, la faceta más innovadora de este producto milenario es la cosmética, un ámbito que aunque parezca novedoso se viene dando desde el principio de su uso. Los guaraníes la utilizaban con fines medicinales, como por ejemplo, para retardar la vejez y combatir la fatiga.

Su acción lipogénica es altamente recomendable para incluirla en tratamientos específicos para la celulitis y la obesidad. Además, forma parte de geles y tónicos para piernas cansadas. La marca de cosméticos Exel es una de las pioneras en la creación de la línea de cremas con yerba mate.