23 de agosto de 2019

Bloquear una enzima del estrés puede combatir el cáncer de hígado

Bloquear una enzima del estrés puede combatir el cáncer de hígado
Descubren que bloquear una enzima del estrés reduce la proliferación de células PHIL JONES, UNIVERSIDAD DE AUGUSTA

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Una enzima inducida por el estrés para ayudar a reducir la producción de radicales libres dañinos también es utilizada por el cáncer de hígado para regular dos vías principales de proliferación celular que permiten que el cáncer prospere, según un estudio del Colegio Médico de Georgia en la Universidad de Augusta (EEUU).

Los investigadores han revelado que bloquear la enzima Nqo1 reduce drásticamente la proliferación de las células de cáncer de hígado, impidiendo al cáncer sobrevivir y prosperar. Los resultados han sido informados en la revista 'Hepatology'. La alta expresión de Nqo1 generalmente se ha correlacionado con un aumento del tamaño del tumor, una etapa más avanzada de cáncer y, en última instancia, una disminución de la supervivencia del paciente.

Los científicos descubrieron que Nqo1 era necesario para activar simultáneamente las vías PI3K / Akt y MAPK / ERK en el cáncer de hígado, vías que ya se sabe que son hiperactivas en el cáncer de hígado. Ambas vías son clave para permitir la reprogramación metabólica que permite el uso eficiente de la glucosa por las células cancerosas como combustible y, en última instancia, su rápida replicación.

"La proliferación y la supervivencia celular son probablemente las funciones más importantes de estas vías clave, que normalmente funcionan a un nivel basal bajo", ha explicado el doctor Manali Dimri, compañero postdoctoral del Colegio Médico de Georgia.

Los investigadores también descubrieron que uno de los objetivos principales de Nqo1 es rechazar el PTEN, ya que PTEN funciona en contra de las vías PI3K / Akt y MAPK / ERK. Además, el supresor de tumores PTEN, en niveles elevados, puede combatir directamente el llamado efecto Warburg, que es el uso intensivo de glucosa por las células cancerosas como combustible.

"El hecho de que Nqo1 apunta a dos vías en lugar de a una sola, aumenta su valor como un posible objetivo de tratamiento", ha asegurado Dimri. "La realidad de que Nqo1 se expresa altamente en otros cánceres, así como en los cánceres de mama, páncreas, ovario y tiroides, sugiere que también tiene un papel y puede ser un buen objetivo terapéutico para ellos", ha añadido.

Debido a que Nqo1 se ha encontrado en niveles altos en tantos tipos de cáncer, se ha pensado que ayudó a las células cancerosas a sobrevivir, en lugar de destruirse.

Los siguientes pasos incluyen un gran examen de los medicamentos existentes para ver si alguno es experto en suprimir Nqo1. Ya han probado algunos medicamentos conocidos por suprimirlo y descubrieron que eran buenos para suprimir solo su actividad enzimática, su eliminación de radicales libres, pero no para afectar la capacidad de replicación del cáncer de hígado.