2 de julio de 2009

Granjeros argentinos habrían contagiado gripe a cerdos

BUENOS AIRES (Reuters/EP) - Los trabajadores de una granja en Argentina aparentemente habrían contagiado a cerdos con la nueva cepa de influenza H1N1, en el que sería el segundo caso de humanos infectando porcinos con el virus mortal, dijo el miércoles un portavoz del área agropecuaria.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia el mes pasado en un esfuerzo por controlar la diseminación de la gripe, que fue detectada por primera vez en Estados Unidos y México y luego se expandió a todo el mundo ocasionando hasta ahora la muerte a más de 300 personas.

Chequeos genéticos mostraron que la nueva cepa de influenza H1N1 es claramente un virus de origen porcino y no humano, a pesar de que el contagio se produce de persona a persona y no de animales.

Sin embargo, la situación argentina aporta elementos a la teoría de que los cerdos pueden ser infectados por humanos.

En Canadá, hubo sospechas de que un granjero podría haber transmitido el virus a una piara de cerdos. Exámenes de sangre posteriores descartaron el contagio, pero autoridades sanitarias no desechan la posibilidad de que un humano haya contagiado de gripe H1N1 a animales.

"La teoría que estamos manejando es que fueron contagiados por seres humanos que trabajan en la granja y que han tenido síntomas de gripe una semana antes de que se ha declarado la sintomatología en los cerdos", dijo un portavoz del Gobierno que pidió no ser identificado.

La fuente explicó que las pruebas realizadas a los 800 cerdos dieron positivas a influenza H1N1, pero que los dos trabajadores rurales que se sospecha transmitieron la enfermedad a los animales no fueron atendidos por médicos, por lo cual no pudo probarse si tenían el virus.

La granja de porcinos, que está en la provincia de Buenos Aires, fue puesta en cuarentena y el portavoz dijo que desde el 24 de junio todos los exámenes realizados a los cerdos han tenido un resultado negativo.

Los argentinos están inmersos en una creciente preocupación por la influenza cuando se atraviesa el momento de mayor propagación de la gripe estacional en el invierno austral.

El Ministerio de Salud confirmó entre 43 y 44 muertes, lo que llevó a la declaración de emergencia sanitaria en la ciudad capital y la provincia de Buenos Aires -los principales distritos del país- y fueron suspendidas las clases a nivel nacional.

(Por Helen Popper. Editado por Silene Ramírez)