15 de julio de 2009

Ingreso de turistas a Argentina cae 15 pct en mayo: oficial

BUENOS AIRES (Reuters/EP) - El ingreso de turistas a Argentina cayó un 15,0 por ciento interanual en mayo a 151.054 personas, dijo el miércoles el Gobierno, en la novena baja consecutiva y en momentos en que la pandemia mundial de la gripe "A" golpea a la actividad.

El indicador oficial también mostró una baja del 5,2 por ciento en la salida de personas desde el país hacia el exterior a 112.924 personas.

El informe oficial se elabora en base al ingreso y egreso de personas por el principal aeropuerto internacional del país, que representa un 50 por ciento del movimiento turístico.

La caída del flujo de turistas trajo consigo una baja del 24,6 por ciento en el gasto realizado por los visitantes, a 185,4 millones de dólares en el mes.

El brote de la gripe A provocó 137 muertes en Argentina y miles de infectados, y obligó al Gobierno a adelantar vacaciones en escuelas y a suspender la actividad judicial, mientras que se recomienda a la población estrictas medidas de higiene personal y evitar los lugares concurridos.

Los especialistas aseguran que el nivel de aumento de consultas y casos comenzó a declinar, pero no pueden asegurar que se haya superado el pico de la enfermedad.

El Departamento de Estado de Estados Unidos recomendó el martes a los ciudadanos de ese país con alto riesgo de sufrir complicaciones en caso de contraer la influenza que consulten con su médico personal antes de viajar a zonas afectadas por la gripe, como Argentina.

El mayor arribo de turistas a Argentina provino de Brasil con el 27,9 por ciento, pese a que retrocedió un 20,8 por ciento respecto de mayo del 2008.

Detrás se ubicó Europa, con el 22,9 por ciento de los turistas y una baja del 11,3 por ciento, y luego Estados Unidos y Canadá, con el 14,7 por ciento del total y un retroceso del 5,2 por ciento.

El turismo, un sector que esperaba una buena temporada en el invierno austral, sufre por la ausencia de visitantes, con fuertes bajas en la ocupación hotelera y en el consumo gastronómico de los turistas ante las precauciones para ingresar en lugares concurridos.

La caída del turismo se sintió también en un menor flujo de vuelos, especialmente desde Brasil.