3 de enero de 2020

Las mujeres con VIH pierden la inmunidad a la viruela a pesar de estar vacunadas

Las mujeres con VIH pierden la inmunidad a la viruela a pesar de estar vacunadas
Las mujeres con VIH pierden la inmunidad a la viruela a pesar de estar vacunadas - NIAID - ARCHIVO

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres con VIH pierden la inmunidad a la viruela a pesar de que fueron vacunadas contra la enfermedad cuando eran niñas y de que se les ha restaurado gran parte de su sistema inmune con la terapia antirretroviral, según un estudio de la Oregon Health & Science University (Estados Unidos) que se ha publicado en la revista 'Journal of Infectious Diseases'. Ahora, los investigadores planean analizar si ocurre este mismo fenómeno en hombres infectados con VIH, y si todos los afectados pierden también la memoria inmunológica a otras enfermedades.

Este hallazgo, conocido por los científicos como 'amnesia inmunológica asociada al VIH', podría explicar por qué las personas que viven con el virus todavía tienden a tener vidas más cortas en promedio que el resto de la población general, a pesar de tomar aún antirretrovirales. Este nuevo estudio va en la línea de otra investigación publicada en noviembre de 2019, que demostró que el sarampión 'elimina' la protección contra otras enfermedades, como la gripe.

En esta nueva investigación, los científicos compararon las respuestas de las células T y de los anticuerpos de un total de 100 mujeres VIH positivas y VIH negativas que fueron vacunadas contra la viruela en su juventud. Eligieron la viruela porque su último caso conocido en Estados Unidos fue en 1949, lo que significa que los participantes no han sido expuestos recientemente a su virus, lo que habría desencadenado nuevas respuestas de células T y de anticuerpos.

Así, encontraron que los sistemas inmunológicos de las mujeres VIH positivas que estaban en terapia antirretroviral tenían una respuesta limitada cuando su sangre se exponía al virus de la vacuna contra la viruela. Normalmente, las personas vacunadas contra la viruela tienen células T CD4 que recuerdan el virus y responden en gran número cuando se exponen de nuevo. Investigaciones anteriores han demostrado que las células T CD4 específicas del virus de la viruela se mantienen hasta 75 años después de la vacunación.

Esto se produjo a pesar del hecho de que la terapia antirretroviral funciona aumentando los recuentos de células CD4 T en pacientes VIH positivos. Según los responsables de la investigación, esto indica que aunque los antirretrovirales pueden aumentar el recuento total de células T en general, no puede recuperar las células T específicas del virus generadas por las vacunas infantiles anteriores.