6 de mayo de 2020

Pacientes de infarto presentan mayor actividad en la amígdala e inflamación de arterias

Pacientes de infarto presentan mayor actividad en la amígdala e inflamación de arterias
Pacientes de infarto presentan mayor actividad en la amígdala e inflamación de a - INTERMOUNTAIN HEALTHCARE HEART INSTITUTE - ARCHIVO

MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

Las personas con ataques cardíacos recientes tienen una actividad significativamente mayor en la amígdala, un área del cerebro involucrada en la percepción del estrés y la respuesta emocional. También tienen más inflamación en las arterias clave y una mayor actividad de la médula ósea, un sello distintivo de la acumulación de placa que puede provocar un ataque cardíaco.

A medida que los pacientes se recuperan, la actividad de la amígdala y la inflamación de la arteria carótida vuelven a niveles casi normales similares a las personas que no habían sufrido un ataque cardíaco.según una investigación preliminar presentada en el Vascular Discovery: From Genes to Medicine Scientific Sessions 2020.

La reunión es un evento que se celebrará de forma virtual entre el 5 y el 7 de mayo, y es el principal intercambio mundial de los últimos avances en investigación científica nueva y emergente en arteriosclerosis, trombosis, biología vascular, enfermedad vascular periférica, cirugía vascular y genómica funcional.

"Los resultados de este estudio avanzan nuestra comprensión de las interconexiones entre el cerebro, la médula ósea y los vasos sanguíneos, con la actividad del centro emocional del cerebro estrechamente relacionada con la actividad de la enfermedad cardíaca y la inflamación de los vasos sanguíneos que son estimuladas por las células inmunes inflamatorias producidas por el médula ósea", señala el doctor Dong Oh Kang, autor principal del estudio e instructor clínico en el centro cardiovascular del Hospital Guro de la Universidad de Corea en Seúl (Corea del Sur).

Los investigadores obtuvieron exploraciones PET y CT simultáneas para crear imágenes tridimensionales del cerebro, las arterias principales y la médula ósea de 62 participantes en el estudio.

El estudio incluyó a 45 personas (84% hombres, edad promedio 60 años) que tuvieron un ataque cardíaco en los últimos 45 días y 17 personas sin antecedentes de ataque cardíaco (76% hombres, edad promedio 59,6 años), el grupo control. Todos los participantes completaron cuestionarios de detección estándar ampliamente aceptados para la depresión y el estrés percibido.

Aquellos que tuvieron un ataque cardíaco reciente tuvieron una actividad significativamente mayor en la región de la amígdala del cerebro, que es responsable de la percepción del estrés y la respuesta emocional.

Los participantes que tuvieron un ataque cardíaco reciente también tuvieron un aumento de la inflamación en la aorta y la arteria carótida (cuello), que suministra sangre al cerebro, y una mayor actividad de la médula ósea, lo que indica la producción activa de células inflamatorias.

En ambos grupos, aquellos que informaron sentirse más deprimidos o estresados con los cuestionarios psicológicos mostraron una mayor actividad en la amígdala.

La actividad emocional del cerebro y la inflamación pueden cambiar con el tiempo. Después de seis meses, los 10 pacientes de ataque cardíaco que se sometieron a imágenes de seguimiento tuvieron exploraciones PET y CT casi normales.

"La actividad de la amígdala se ha informado previamente que es estable en el tiempo, sin embargo, los cambios observados en nuestro estudio sugieren la posibilidad de que las técnicas de reducción del estrés puedan disminuir la actividad emocional del cerebro y potencialmente reducir la inflamación en las arterias y la producción de células inflamatorias, lo que podría modificar potencialmente el curso de la enfermedad cardíaca. Esto podría convertirse en una estrategia adicional para prevenir un segundo ataque cardíaco", señala Kang.

Aunque el estudio encontró vínculos significativos entre la actividad de la amígdala y la inflamación de las arterias, se necesitan estudios de intervención para investigar los posibles beneficios de modificar la actividad emocional del cerebro en la aterosclerosis. Kang admite que se necesita más investigación para identificar los tratamientos más efectivos para aliviar el estrés.